Skip links

Como institución de la Compañía de Jesús, nuestra Planificación Apostólica se basa en las orientaciones que se proponen para alcanzar la reconciliación y a la renovación de nuestra misión como unidad educativa; sus componentes fundamentales son los siguientes:

1

Compañeros y
Compañeras en la Misión:

En un Ecuador fragmentado, injusto e inequitativo nos urge actuar como compañeras y compañeros en la misión, unidos, inspirados en la Espiritualidad Ignaciana, reconciliados y abiertos a los demás, para incidir y transformar esas realidades desde la fe y la justicia.

2

Compromiso con las
Personas Excluidas y
Vulneradas:

Como Provincia Ecuatoriana, inspirados en el modo de ser y proceder de Jesús, optamos por los que más sufren en nuestra sociedad hoy, de manera especial, los excluidos y vulnerados en sus derechos. Queremos comprometernos con nuestra presencia profética en las urgencias de los más empobrecidos, para luchar por un Ecuador equitativo y reconciliado.

3

Acompañamiento a
Proyectos de Vida
Integrales:

Desde el Evangelio y la Espiritualidad Ignaciana, como hombres y mujeres para y con los demás, optamos por acompañar a personas y comunidades en procesos de construcción de sus proyectos de vida, mediante la formación integral de todos los partícipes en nuestros apostolados, en vista de que se comprometan en la construcción de una sociedad más justa, solidaria y reconciliada.

4

Justicia Socioambiental:

La Provincia, a través de sus obras y comunidades, promueve el cuidado de la Casa Común a la luz de los mejores de Laudato Si y Fratelli Tutti del Papa Francisco, y se empeña en la construcción de la justicia socioambiental como camino de reconciliación entre los seres humanos y con la creación, involucrando los niveles personales, comunitarios e institucionales.